El rap a veces, sorprende

"Fear not of men, because men must die" (Mos Def)
"A veces pierdo la memoria y gano un sexto sentido, me olvido de lo que vivo pero no de lo que escribo" (SFDK)
"¿Merece la pena hacer lo que se supone que debes más veces de lo que realmente quieres?" (Chojin)
"El amor es eso nena, envejecer sin darse cuenta, seguir viendo con 22 añitos a quién tiene ya los 40" (Xhelazz)

domingo, 16 de noviembre de 2008

Querido diario,

Al final me he decidido, si que voy a escribir el día a día de mi vida o... puede que no sea mía (mira la entrada anterior para entenderlo).

Querido diario,

Llevo ya muchos años fumando y nunca he sido capaz de quitármelo; ni cuando tuve el neumotorax pensaba en dejar de fumar, sabía que tendría que estar un tiempo sin tabaco pero tenía en el horizonte un amplio cielo para llenar de humo, estaba seguro de que a los días volvería a fumar, pero hace unos años ocurrió algo que me hizo replanteármelo.

Estaba en un festival de Jazz, y por culpa de salir a la calle diez minutos a fumar perdí mi sitio, un cantante de uno de los grupos se sentó en mi silla; salí y perdí mi bebida, se la quedó el cantante; fumé y se me llevó la cazadora el odioso vocalista; y por último, en cuanto volví adentro, me robaron la cita, el cantante se la llevaba a fumar al backstage. Así que allí mismo, de pie, con sed, helado y sólo, resolví que nunca más volvería a fumar. Lo intenté de todas la maneras y cuando me iba a dar por vencido se me ocurrió esta que aquí escribo como la escribí entonces. (Ya estoy en la última fase, no se extrañen si me ven con un bote pequeño siempre en las manos).


PLAN MAESTRO PARA DEJAR DE FUMAR

Fumo desde los quince años, y los siguientes cinco me comía también las uñas. Esto fue porque siempre que no fumaba me entraban ganas de hacerlo y para soportarlas me mordía los dedos por todas sus partes, desde los padrastros hasta las uñas. Así, además, me pasé cinco años sin necesidad de cortarme las uñas, tampoco las de los pies ya que siempre he sido bastante elástico.

Entonces planeé como dejar de fumar, pero para ello necesitaba primero dejar de comerme las uñas, no sé si llegan a comprender mi lógica; resultó ser más complicado de lo que creía, necesité cerca de un año de mucho fumar y masticar chicle para no destrozar las uñas continuamente.
Finalmente lo logré, el primer paso de mi plan había terminado satisfactoriamente.

A partir de ese día me exigí rebajar la cantidad de cigarrillos que fumase cada día, llegué a rebajarlo a seis pitillos al día, pero me costó otros tres años. A la par en estos años ya me cortaba las uñas y aquí empezó la segunda parte de mi método para dejar de fumar. Todas las uñas las guardaba recién cortadas en una bolsita de plástico con otro uso anterior mucho más placentero y, por fin a los tres años había llenado una caja de zapatos.

Pero es ahora cuando llega la parte principal del plan. A partir de hoy saldré con un botecito lleno de uñas, y cada vez que quiera encender un cigarro abriré el bote, cogeré una uña y la masticaré, la morderé, romperé en varias partes y jugaré con ella hasta que se me pasen las ganas de fumar.

No se si estoy loco pero lo voy a intentar.

¡¡Deséenme Suerte!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

eso de las uñas da un pokito de grima, pero si funciona... pos que así sea!

Etiquetas